Aberturas Aluminar

Un control de rutina de personal de la Agencia de Seguridad Vial desbarató, en la madrugada de este sábado, una estafa con la modalidad “secuestro virtual” de la que era víctima en ese momento una familia de Venado Tuerto. Las víctimas ya les habían entregado 20 mil dólares a los estafadores y al momento de ser detenido por la Vial el hombre iba a buscar una suma similar para completar la entrega exigida.
La oportuna intervención policial ocurrió a las 4:20hs. cuando el personal de la ASGSV detuvo en Ruta 8 y 9 de Julio un conductor que se movilizaba en un automóvil Renault Fluence gris e iba hablando por su celular. El hombre cortó la comunicación y les dijo que iba a buscar dinero porque tenían a su hijo secuestrado y lo extorsionaban. Al momento ya había entregado 20 mil dólares e iba a buscar más.
Ante lo expuesto se dio aviso a la fiscal en turno Mariana Vidal, quien ordenó que intervenga la Agencia de Investigación Criminal, y en forma paralela informó del hecho a Fiscalía Federal, recibiendo el caso Andrés Montefeltro. Mientras tanto el personal que contenía a la víctima observó que en la cintura llevaba un arma, un revólver calibre 38 con carga completa. Fiscalía ordenó su secuestro.
Media hora después se recibió la llamada del hijo del hombre, quien manifestó que se encontraba bien y que no lo habían secuestrado. Mientras tanto su padre fue trasladado a sede policial y se le formó causa por tenencia de arma de guerra.

EN LA CASA PATERNA
Minutos antes de las 5:00hs. ingresó una llamada al 911, donde un hombre solicitó presencia policial en un domicilio, ya que sus padres habrían sufrido una estafa por un secuestro virtual. Según manifestó el hombre los delincuentes se llevaron a su padre, que ya había entregado a cuenta del “rescate” y temía que por llamar a la policía no lo liberaran.
En el domicilio indicado fueron recibidos por la dueña de casa quien explicó a la policía que esa madrugada la llamaron manifestando que tendrían a su hijo secuestrador y si no entregaba la plata le cortaban un brazo. Ante la amenaza su marido se habría retirado en su auto Renault Fluence color gris a buscar más dinero a su comercio.
La policía llamó al hijo logrando comunicarse después de varios intentos y este manifiesta que estaba en su domicilio y a pedido de la policía se acercó al domicilio quien les manifestó que pudo entablar comunicación con su padre, quien le dijo que estaba con personal de Policía Vial y Criminalística en la ruta y era trasladado a declarar una testimonial.